Saltar al contenido

Adivinanzas para adultos

Las adivinanzas son una herramienta de diversión y enseñanza tanto para los niños como para los más grandes. Las adivinanzas para adultos ofrecen grandes ventajas y su práctica es muy recomendable para estimular el ingenio. Estas son multifuncionales ya que divierten mediante el juego de palabras y la estructura de sus textos, pero también educan e incluyen un componente poético.

Este juego requiere de una persona que active la imaginación y el pensamiento de otra para indagar hasta dar con la respuesta correcta. La adivinanza ejerce también una función estética poética ya que su estructura induce a un universo de sensaciones y conecta con el género de la poesía. Mediante la adivinanza se retienen significados y conceptos de forma muy simple lo que la provee de una función didáctica.

Existen dos tipos de adivinanzas, la conundra o conundrum y el enigma. En la primera, la respuesta puede hallarse camuflada en el enunciado y se plantea como un juego de palabras. En la segunda la comprensión se dificulta por el uso de alegorías y metáforas en sus enunciados. Los enigmas demandan mayor esfuerzo y tiempo para razonar y llegar a la respuesta.

No se conoce el origen exacto de las adivinanzas, pero si hay evidencias de su uso en textos muy antiguos e incluso en la Biblia. La mitología griega también la contempla y su acertijo más tradicional es el de la esfinge: “¿Cuál es el ser vivo que camina a cuatro patas al alba, con dos al medio día y con tres al atardecer?”.

 La respuesta la dio Edipo: “El hombre, pues en su infancia anda a gatas, durante su vida camina y en la vejez se apoya en un bastón para andar”.

¿Qué cosa es,

que a su paso el hierro oxida,

el acero se rompe

y la carne se pudre?

RESPUESTA

El tiempo

¿Qué cosa es,

que la hacen cantando,

la compran llorando

y la usan sin saber?

RESPUESTA

El ataúd

Va de pared a pared,

pero siempre está mojada.

RESPUESTA

La lengua

En el mar no me mojo,

en las brasas no me quemo,

en el aire no me caigo

y me tienes en los labios.

¿Qué soy?

RESPUESTA

La letra A

Mi comadre la asustada,

pega un grito en la quebrada.

RESPUESTA

La escopeta

¿Qué cosa silba sin labios,

corre sin pies,

te pega en la espalda

y aún no lo ves?

RESPUESTA

El viento

¿Quién es algo y nada a la vez?

RESPUESTA

El pez

Un platito de avellanas

que de día se recogen

y de noche se desparraman.

RESPUESTA

Las estrellas

¿Qué es eso que anda todo el día

y nunca sale de su sitio?

RESPUESTA

El reloj

Alto, alto como un pino,

pesa menos que un comino.

RESPUESTA

El humo

Una caja blanquita como la cal,

todos la saben abrir,

nadie la sabe cerrar.

RESPUESTA

El huevo

Todos pasan por mí,

yo nunca paso por nadie.

Todos preguntan por mí,

yo no pregunto por nadie.

RESPUESTA

La calle

Tul, pero no es tela;

pan pero no se come.

¿Qué es?

RESPUESTA

El tulipán

¿Qué animal sigue dando vueltas después de muerto?

RESPUESTA

El pollo asado

¿Qué es, qué es,

que mientras más le quitas

más grande es?

RESPUESTA

El agujero

María va, María viene,

y en un punto se detiene.

RESPUESTA

La puerta

Existe una santa mujer

que con un solo diente

llamaba a la gente.

RESPUESTA

La campana

Si soy joven, joven quedo.

Si soy viejo, viejo quedo.

Tengo boca pero no hablo,

tengo ojos pero no veo.

¿Qué soy?

RESPUESTA

La fotografía

Es del tamaño de una nuez,

siempre sube la cuesta aunque no tenga pies.

Sin salir de su casa por todos los sitios pasa

y aunque siempre le dan col nunca pone mala cara.

RESPUESTA

El caracol

¿Qué cosa es,

que cuanto más grande se pone,

menos todavía lo ves?

RESPUESTA

La oscuridad

Cien hermanitos en una sola tabla,

si nadie los toca ninguno habla.

RESPUESTA

El piano

¿Qué hay entre el río y la arena?

RESPUESTA

La letra Y

Fui al cerro, corté un varón,

cortarlo pude pero doblarlo no.

RESPUESTA

El cabello

Lana sube, lana baja.

¿Qué será?

RESPUESTA

La navaja

Sobre la mesa me ponen,

me cortan,

me usan,

pero no me comen.

¿Qué soy?

RESPUESTA

La servilleta.