Saltar al contenido

Adivinanzas Infantiles

Los niños se encuentran en la etapa de la vida donde es propicio que desarrollen su potencial intelectual, esto incluye la memoria, la capacidad de pensar, responder, predecir, cuestionar y hasta plantear diferentes situaciones.

Algunos expertos han recomendado incursionarlos en el aprendizaje de un idioma, aprender a tocar un instrumento musical, entre otras actividades. No obstante, con pequeñas y prácticas actividades, se puede potenciar la agilidad mental de los niños y niñas. Un recurso para desarrollar estas capacidades son las adivinanzas.

¿Qué son las adivinanzas? Se plantea mediante una atractiva pregunta que llame a la curiosidad del niño y lo vea como un juego al que se le está invitando a participar. En ocasiones la componen unas cortas frases en forma de rima o simplemente es una oración con una interrogante.

Con esta intención muchos docentes las utilizan para iniciar clases, romper el hielo, preparar las mentes de los pequeños para el aprendizaje y la participación en clase.

Lo fantástico de las adivinanzas, es que pueden abarcar diferentes temas. Como por ejemplo animales, comida, frutas, plantas, instrumentos musicales, la familia, cosas de la casa, personajes, ropa y demás.

Pero si lo que se desea es pasar un rato en familia, jugar y aportar agilidad mental a la dinámica, no se debería descartar este buen recurso. Un elemento a tomar en cuenta es que la adivinanza debe adaptarse a la edad del niño o su capacidad mental; con el fin de que éste no se sienta frustrado por no encontrar descifrar el enigma.

A continuación, bosquejamos algunas de estas adivinanzas infantiles:

El roer es mi trabajo,
el queso mi aperitivo
y el gato ha sido siempre
mi más temido enemigo.

RESPUESTA

El ratón

Choco me dice la gente,
late mi corazón.
El que no sepa mi nombre,
es un gran tontorrón.

RESPUESTA

El chocolate

Como cuerda yo amarro,
como cadenas sujeto,
tengo un brazo y muchos dedos,
enterrados por el suelo.

RESPUESTA

La raíz del árbol

Con tan sólo cuatro cuerdas,
que un arco pone en acción,
esta caja melodiosa
te alegrará el corazón.

RESPUESTA

El violín

Salta y salta, y la colita le falta.

RESPUESTA

La rana

¿Quieres té?
¡Pues toma té!
¿Sabes ya qué fruto es?

RESPUESTA

El tomate

Siempre mirando al sol
y no soy un caracol.
Giro y giro sin fin
y no soy un bailarín.

RESPUESTA

El girasol

Una vieja con un diente
que llama a toda la gente.

RESPUESTA

La campana

¿Cuál es el animal que come con las patas?

RESPUESTA

El pato

Blanca por dentro, verde por fuera.
Si quieres que te lo diga, espera.

RESPUESTA

La pera

Cógeme con cuidado,
pues soy muy chiquita.
Cuando me siembras
me transformo en plantita.

RESPUESTA

La semilla

Me rascan continuamente
de forma muy placentera,
mi voz es muy bien timbrada
y mi cuerpo de madera.

RESPUESTA

La guitarra

Cuando nada en los ríos parece
un tronco flotante,
pero si muestra sus dientes
todos huyen al instante.

RESPUESTA

El cocodrilo

Sombrero sobre sombrero
de un arrugado paño.
Si no lo adivinas ya,
no lo harás en todo el año

RESPUESTA

El repollo

Hablo y no pienso, lloro y no siento,
río sin razón y miento sin intención.

RESPUESTA

El loro

Con tomate y con lechuga,
en el plato suelo estar;
puedo ser algo picante
y a muchos hago llorar.

RESPUESTA

La cebolla

Está en la navaja y está en el cuaderno,
se cae del árbol antes del invierno.

RESPUESTA

La hoja

Alas de mil colores y se pierden entre las flores.

RESPUESTA

Las mariposas

Vengo de padres cantores, pero yo no soy cantor. Llevo la ropa blanca y amarilla el corazón.
¿Quién soy?

RESPUESTA

El huevo

De mi tronco herido sacan la resina.
En las piñas guardo todas mis semillas.

RESPUESTA

El pino

¿Cuál es el animal que camina con las patas en la cabeza?

RESPUESTA

El piojo

Soy una caja adornada
con dos palos para sonar,
y en la banda de la escuela,
me puedes encontrar.
¿Qué soy?

RESPUESTA

El tambor

Redondo como la luna y blanco como la cal. Me hacen de leche…
¡y ya no te digo más!

RESPUESTA

El queso

Marfil y madera fina,
a tocarnos con talento,
el que no sabe, no atina.

RESPUESTA

Las teclas del piano

Oro parece y plata no es,
¡y no lo adivinas de aquí a un mes!

RESPUESTA

El plátano